Diseño de identidad Centro Cultural Recoleta

DISEÑO DE IDENTIDAD DEL CENTRO CULTURAL RECOLETA.

Rediseño de logotipo e identidad visual para uno de los más importantes centros culturales de la Ciudad de Buenos Aires.

El Centro Cultural Recoleta es uno de los más importantes espacios de la cultura en la Ciudad de Buenos Aires. Fundado a principios de la década del 80, el centro cultural se convirtió en sus primeros años en el escenario de nuevas tendencias y todo lo disruptivo que la cultura comenzaba a dar con la llegada de la democracia. Con el tiempo, en la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a aparecer nuevos espacios que resultaron más convocantes tanto para el arte contemporáneo como para las expresiones de los jóvenes, Así, el Centro Cultural Recoleta fue perdiendo progresivamente su protagonismo. En 2016 el centro se organiza alrededor de un nuevo proyecto que busca volver a convocar lo más emergente de la cultura y recuperar el lugar de faro para las nuevas corrientes. Un espacio que vuelva a dar lugar a los jóvenes y toda su expresión cultural.

LA CONSULTORÍA INICIAL.

La primera etapa del proyecto de diseño de identidad del Centro Cultural Recoleta consistió en una profunda instancia de análisis e investigación. Como parte de esta consultoría inicial se realizaron decenas de entrevistas, incluyendo altos rangos del Ministerio de Cultura, el personal de informes, visitas o comunicación, directivos de cada área de la nueva gestión, empleados con más de 20 años de antigüedad en el centro cultural, referentes de las artes plásticas o escénicas por fuera de la institución, etc. Estas entrevistas permitieron tener un panorama real de la percepción de la imagen del Centro Cultural Recoleta para poder ser contrastado con la imagen ideal que se buscaba construir y definir así estrategias de comunicación eficientes.

Parte de la consultoría fue realizar un relevamiento y un análisis crítico de la historia de la institución en términos de comunicación visual. Se recuperaron, para esto, los históricos programas, afiches y libros, relevando los múltiples usos de nombres, logotipos y signos visuales. Se pudo reconstruir así, la historia de la identidad visual del Recoleta y el lugar que ocupaban estos signos en el imaginario del público objetivo.

La etapa de análisis permitió elaborar una hipótesis de intervención y definir una serie de objetivos que debiera cumplir el nuevo sistema de identidad a desarrollar.

EL DISEÑO DE IDENTIDAD DEL CENTRO CULTURAL RECOLETA.

El Centro Cultural Recoleta requería un cambio muy significativo en su comunicación visual. En primer lugar nunca había existido una política clara de comunicación institucional y no había una imagen gráfica que estuviera instalada o que tuviera apego alguno ni dentro ni fuera de la institución; toda la comunidad parecía receptiva a la idea de cambiar la imagen visual del Recoleta.

Pero el principal factor que determinaba la dimensión del cambio era, precisamente, el profundo cambio que la misma institución atravesaba. El Centro Cultural Recoleta se proponía volver a ser el espacio que habitara arte emergente en la ciudad. Volver a convocar lo más novedoso y estimulante en el terreno de las artes plásticas, pero también del cine, la danza, la literatura, las escénicas y las nuevas formas del arte urbano. Debía dejar de ser el espacio tradicional y solemne en que se había convertido con el paso del tiempo, para recuperar el espíritu provocador de sus primeros años. Y un cambio tan significativo en el espíritu del proyecto requería hacerse evidente en su comunicación visual. Requería nuevos signos, nuevos lenguajes, nuevos modos, que visibilizaran el cambio institucional y que alinearan la comunicación del espacio con su nuevo perfil.

Un centro cultural de la escala del Centro Cultural Recoleta implica una comunicación de estructura muy compleja y diversa. Son múltiples los soportes de sus comunicaciones (impresos informativos y promocionales, redes sociales, pantallas y paredes en el propio espacio, prensa) tanto como lo son los públicos a los que se dirige (la comunidad en general, la comunidad de artistas, otros organismos estatales o culturales, la prensa). El Recoleta requería un sistema visual que le permitiera sostener la identificación atravesando soportes tan diversos y apuntando a públicos tan diferentes. Así, se diseñó un entramado de recursos flexible y dinámico, que pudiera adaptarse siempre a los cambiantes requerimientos.

En un medio dominado por un blanco y negro neutro y elegante, Recoleta irrumpe con una paleta cromática saturada y vibrante. El color es un elemento significativo de la nueva identidad y permite lograr visibilidad a la vez que adaptarse a lo específico de cada pieza y las imágenes que debe mostrar.

Como espacio oficial de la cultura se propuso que el Centro Cultural Recoleta “hablara con una voz local”. Para esto, se decidió utilizar la tipografía Montserrat tanto para el logotipo como para los títulos y textos destacados. Esta tipografía fue diseñada por la argentina Julieta Ulanovsky y está inspirada en los carteles de calle de la misma ciudad de Buenos Aires.

Diseño de identidad Centro Cultural Recoleta.

EL RAYO.

También fue el relevamiento inicial el que determinó la necesidad de desarrollar un símbolo. Un nombre tan extenso como “Centro Cultural Recoleta” no permite desarrollar un logotipo estrictamente tipográfico que sea funcional en toda la dimensión necesaria. Será siempre un signo demasiado extenso y complejo para resultar pregnante y potente. Pero un logotipo, además, cargaría las tintas sobre un nombre que ya tiene su complejidad: compartido por el barrio, el cementerio o el centro comercial, “Recoleta” no termina resultando del todo propio. El diseño de identidad del centro cultural implicó, entonces, no solo la definición de todo su lenguaje visual sino el diseño de un signo visual, icónico, que funcionara como emblema y firmara cada instancia de comunicación.

Pero además el Centro Cultural Recoleta se proponía adoptar un perfil vibrante y disruptivo y convocar a un público joven y una cultura emergente. La marca gráfica del Recoleta tenía que poder convertirse en un pin, un sticker o un bordado. Se requería una forma simple que los artistas pudieran reproducir en paredes o remeras. Se requería un signo potente  y desafiante que el público de la institución quisiera adoptar.

Diseño de identidad Centro Cultural Recoleta. Símbolo. Logotipo. Rayo.
Diseño de identidad Centro Cultural Recoleta. Símbolo. Logotipo. Rayo. Pin.
Diseño de identidad Centro Cultural Recoleta. Símbolo. Logotipo. Rayo.
Diseño de identidad Centro Cultural Recoleta. Símbolo. Logotipo. Rayo.
Diseño de identidad del Centro Cultural Recoleta.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!